dialoga en Lima y en Loreto

Colegiales de Surquillo crean exóticas pizarras que evitan la tala de árboles y fugacidad del conocimiento

Historias de emprendedores. Pizarras pueden ser adquiridas para tu universidad, taller o centro federado a bajo costo

Publicado: 2015-08-11

El colegio San José de Cluny no para de formar talentos. 25 alumnos de esta tradicional escuela de Surquillo asumieron el reto de constituir una empresa que aporte un granito de arena al desarrollo de la educación del país, mediante la creación de “Cayari una Cía JA”, una pyme abocada a diseñar pizarras con un interesante valor agregado. 

“Tras elaborar un proyecto con el asesoramiento de especialistas del Programa La Compañía, patrocinado por la Organización Educativa Internacional JUNIOR ACHIEVEMENT y la Universidad San Ignacio de Loyola, mis compañeros de cuarto de secundaria ya tienen las herramientas para hacer empresa y contribuir al aprendizaje del peruano de a pie”, comenta la estudiante Lourdes Chacaliaza Silva, asesora del Área de Finanzas de “Cayari”, vocablo quechua que en español significa comienzo.


Marcando la diferencia frente a pizarras tradicionales

A diferencia de las pizarras convencionales que representan la extracción de miles de árboles de los bosques de la amazonia peruana, las pizarras de Cayari son elaboradas con un material reciclable y natural, a través de un ágil proceso de fabricación de dos horas. La materia prima utilizada es el corcho, producto que se obtiene de la corteza del alcornoque y cuyo componente principal es la suberina.

Substancia que le otorga al corcho propiedades aprovechadas por este grupo de alumnos de Surquillo, como la impermeabilidad líquida, baja conductividad térmica, resistencia al deterioro y a los ácidos.

En síntesis, la consigna es cuidar el medioambiente reciclando el corcho: “Cayarí nació para hacer posible que los padres de familia, universitarios, artistas y amantes de la investigación científica puedan contar con un material ecológico, pues ahorra el talado de árboles a gran escala, y es estéticamente inigualable por los modelos que hacemos” explica Lourdes, quien a sus 16 años sueña con ser una gran profesional de Negocios Internacionales.

Precisamente, el tema de la estética es uno de los pilares de estos jóvenes diseñadores de pizarras. En el taller construido en el colegio San José de Cluny, se observan diseños fuera de serie, con motivos vinculados a bandas de música, animes japoneses, héroes peruanos y emotivas frases personales de los compradores de varios distritos de la capital, quienes hacen pedidos para sus hijos o familiares.

Un recurso para no olvidar lo que aprendemos

Gracias a la textura del corcho, y mediante chinches o alfileres, las personas puedan colocar avisos, fotos, documentos u otros datos pegados a esta pizarra, que les servirá para que los tengan a la vista y le den la contra al “borrón y olvido” tras usar la mota. Un alternativa para la “tabula rasa” de lo aprendido, clave para que los niños capten didácticamente las lecciones de un profesor a domicilio de matemáticas o música y para que un centro federado universitario no olvide las tareas gremiales del mes, por citar dos ejemplos.

¿Quiénes encabezan el proyecto?

Gerente General: Rafael Chávez Abregú, Gerente de Contabilidad y Finanzas: Karina Sotomayor Miranda, Gerente de Marketing: Tatiana Caridad, Gerente de Operaciones:Thayli Tasayco, Gerente de Capital Humano y Responsabilidad Social: María Fernanda Cabanillas, Gerente de Tecnología e Informática: Ana Lucía Ortega, Asesor Principal: docente Juan Antonio Medina Romaní.

Dato: El precio de las pizarras es de 25 nuevos soles y pueden hacer su pedido a través del facebook CAYARI una Cía JA, el correo cayari75@gmail.com y los teléfonos 993760799 / 955959143.


Escrito por

Revista Sin Censura

Periodismo sin mordazas en bronca con la corrupción y el statu quo.


Publicado en